Blog de Noticias


Autoplast: Una fábrica de personalidad



Los carros de carreras son diseñados para ganar y nada más. Es por esto que las máquinas de competencia se concentran casi exclusivamente en el aspecto funcional, pero incluso un purasangre de carreras necesita modificaciones de apariencia para lograr su misión. Tomemos, por ejemplo, a los carros usados en el World Rally Championship.

Los carros que compiten actualmente en el rally de más alto nivel guardan mucha similitud con sus versiones de calle, lo cual le permite a los fabricantes una oportunidad única para comprobar su desarrollo tecnológico y hacer publicidad a las unidades disponibles para la venta en los concesionarios. En el 2014 Hyundai se percató de esto y decidió regresar al WRC con un nuevo modelo, el i20.

Hyundai Colombia quiso celebrar este suceso y llevar un i20 WRC al Salón Internacional del Automóvil de Bogotá 2014, pero, dado que el programa en el WRC apenas estaba comenzando todos los carros de carreras estaban siendo utilizados, había que pensar en una solución creativa. Fue ahí cuando tocaron la puerta de Autoplast con una tarea bastante compleja.


Como habrán notado los lectores más atentos, he estado hablando sobre el Hyundai i20, pero en las imágenes aparecen un Hyundai i30 y un Veloster. La primera parte del desafío era lograr el mismo look del i20 WRC en carros con proporciones y líneas distintas. Pero, además, Hyundai quería poder regresar los carros a su condición original. Es decir que todas las modificaciones tenían que ser superficiales y debían poder ser removidas sin dejar huella. ¡Desafío aceptado!

Las condiciones especiales puestas por Hyundai no las hubiera podido cumplir cualquiera. El trabajo tenía que ser minucioso desde la etapa de diseño hasta la aplicación de las calcomanías. Los carros debían ser tratados con delicadeza y no podían presentar ninguna imperfección, puesto que estarían ante los ojos de decenas de miles de personas. El alistamiento debía ser muy cuidadoso para que la instalación de las piezas no afectara ni a la pintura ni a la carrocería original del carro y este pudiera ser devuelto a la normalidad.

Dado que el i30 se parecía mas al i20 WRC que el Veloster, este fue el carro que recibió las modificaciones más extensas. No estamos hablando solamente de un bómper de quitar y poner, sino de un widebody kit completo, con sus bómpers, faldones y paneles tres cuartos, además de  entradas de aire, espejos y alerones. En esta ocasión no había forma de traer piezas pre-fabricadas pues los únicos moldes existentes eran propiedad de Hyundai Motorsport y habían sido diseñados para un i20, así que todo tuvo que ser hecho desde ceros.

Las expansiones a los pasos de rueda traseros, por ejemplo, tenían que mantener el estilo agresivo y funcional del i20 WRC pero también debían ajustarse a las mayores proporciones del i30 y acomodar las puertas adicionales.


¿Qué tan difícil es diseñar un widebody kit en un carro de cinco puertas sin afectar la funcionalidad? ¡Bastante! Pero fue una tarea que Autoplast pudo lograr, de manera que las puertas traseras abren y cierran con total libertad sin interferir con las expansiones a la carrocería.

El alerón trasero fue otra pieza bastante difícil de replicar, dado que es uno de los elementos claves para un carro de carreras y es el fruto de cientos de horas en el túnel de viento, lo que resulta en formas complejas y totalmente funcionales. El alerón de dos planos y con un flap bastante pronunciado en el plano superior no era comparable a ninguna pieza disponible en el mercado y tuvo que ser diseñado para acomodarse tanto al Veloster como al i30 sin dejar de parecer salido directamente del i20 WRC. Esta pieza en particular tomo varias horas más de lo esperado, pero los expertos de Autoplast no dieron su brazo a torcer hasta lograr un resultado perfecto.

Los carros también fueron forrados por Autoplast, una de sus especialidades, para imitar la decoración de competición del i20 WRC. En esta foto se puede apreciar lo radical de la transformación. El lado derecho del vehículo estaba terminado mientras que el izquierdo permanecía, por el momento, completamente estándar.

Las calcomanías de los patrocinadores son una de las señales inconfundibles de un carro de competencia. En este caso, los logos Shell Helix, Axalta, Coexito, Polish Car y 3M fueron aplicados de manera idéntica al i20 WRC.

Este fue el producto final, cualquiera podría pensar por un momento que el carro salió del Rally de Monte Carlo a las calles de Bogotá.

Y aunque el i30 recibió las mayores modificaciones, el Veloster no se quedó atrás. El techo estaba decorado con una entrada de aire al igual que el capó, los espejos habían sido modificados para asemejarse a los del i20 WRC y se le instaló el mismo alerón trasero hecho a la medida que se usó en el i30. Rines nuevos y una decoración deportiva completaron el paquete.

Los carros fueron terminados a tiempo y llevados a Corferias para su gran debut en el Salón Internacional del Automóvil de Bogotá 2014. Allí fueron alistados y detallados para poder estar impecables al momento de recibir al público asistente a uno de los eventos más importantes del país en materia de automóviles.

Las modificaciones estilo WRC complementan muy bien las innovadoras líneas del Veloster y resultan en un carro que, a primera vista, parece recién salido de las instalaciones de Hyundai Motorsport preparado para correr al límite.

Pero sin duda, el i30 fue una de las estrellas del show. Hyundai Colombia quedo tan complacida con el trabajo que el i30 y el Veloster fueron puestos en las entradas del pabellón de Hyundai, a la vista de todos los asistentes al salón. Algunos ejecutivos de Hyundai Corea y Hyundai India también estuvieron presentes en los primeros días del evento y dieron muy altas calificaciones al trabajo de Autoplast. Junto al Honda Civic que les mostramos antes, este es uno de los proyectos más queridos por el personal de Autoplast dado el gran esfuerzo que les tomó llevarlo a cabo. No solo son prueba de que Autoplast puede satisfacer cualquier demanda y lograr cualquier estilo, sino que también son testamento a la altísima calidad de su planeación y mano de obra. Y lo mejor: ¡estos kits están disponibles para el público!